Archive for the ‘CASTILLOS’ Category

Castillo de Butrón, Butrón, Gatika (Vizcaya, Pais Vasco)

El castillo de Butrón es un edificio de origen medieval, ubicado en el término municipal de Gatica, en la provincia de Vizcaya, España. Está rodeado de poblaciones que distan poco entre sí, como Algorta, Plencia, Mungia, Maruri y Laukiz.

Los orígenes del edificio se remontan a la Edad Media, si bien su aspecto actual responde a una remodelación muy profunda, efectuada en el siglo XIX por el marqués de Cubas.
Tomando como base los cimientos y parte de las torres cilíndricas, se erigió el resto según el gusto germánico, con gran dosis de fantasía, lejos del prototipo de castillo propio de la región. En cierta medida, tiene paralelismos con los castillos bávaros del XIX. La construcción se concibió más como pasatiempo y atracción visual que para obtener una casa habitable; de hecho, es muy incómodo como vivienda, ya que las torres no tienen demasiado espacio útil y algunas estancias se conectan entre sí mediante pasarelas y escaleras al aire libre.


El edificio se rodea de un exuberante parque, con palmeras y especies exóticas. Todo el conjunto fue adaptado por un tiempo como establecimiento hostelero con espectáculos de ambientación medieval. Posteriormente resultó embargado y sacado a subasta.
Actualmente depende de la Diputación Foral de Vizcaya, bajo la protección de la Declaración genérica del Decreto de 22 de abril de 1949, y la Ley 16/1985 sobre el Patrimonio Histórico Español.

Castillo de Loarre(ARAGON)


El castillo de Loarre es un castillo románico situado sobre la sierra de Loarre, España (a unos 35 kilómetros de Huesca). Desde su posición se tiene un control sobre toda la llanura de la Hoya de Huesca y en particular sobre Bolea, principal plaza musulmana de la zona y que controlaba las ricas tierras agrícolas de la llanura.
El castillo se asienta sobre un promontorio de roca caliza que utiliza como cimientos. Esto suponía una gran ventaja defensiva, ya que así los muros no podían ser minados (técnica habitual en el asedio de fortalezas, que consistía en construir un túnel por debajo del muro para después hundirlo y abrir así una brecha por la que asaltar). Además está rodeado por una muralla con torreones.

El castillo está en bastante buen estado de conservación (salvo la parte del antiguo castillo de Sancho III de Navarra, mucho más deteriorada) y está considerado como la fortaleza románica mejor conservada de Europa. Destaca la pequeña capilla que hay a la entrada (con una increíble acústica) y la majestuosa iglesia del castillo (de la que desgraciadamente se desconoce el paradero de las pinturas románicas) en la que llama la atención la cúpula (por lo poco habitual que es en el románico).
Fue construido en el siglo XI por orden del rey Sancho III, para servir como avanzadilla desde la que organizar los ataques contra Bolea. La construcción inicial fue posteriormente ampliada a la que conocemos hoy en día durante el reinado de Sancho Ramírez, bajo cuyo reinado se procedió a la fundación de un monasterio en dicho castillo.

Durante el siglo XII la zona deja de ser fronteriza y el castillo pierde su función inicial de avanzadilla contra las tierras musulmanas.

En el siglo XV, la población que vivía a los pies del castillo se traslada a la actual villa de Loarre, reutilizando materiales de la fortaleza.

OLITE(NAVARRA)



La ciudad de Olite está situada en el corazón de Navarra, a 40 Km de Pamplona, en una zona donde el relieve accidentado de las sierras de la Navarra Media da paso a las tierras llanas de la Ribera. Erigida sobre un pequeño promontorio (388 metros), su término está recorrido por el río Cidacos, que fue encajonándose en su cauce actual dejando cinco niveles de terrazas fluviales que configuran un relieve de suaves desniveles amesetados en la margen derecha. Hacia el este se levanta la sierra de Ujué (932 metros). Su agradable clima mediterráneo continental, de veranos cálidos y secos, inviernos no muy fríos y poco lluviosos (500 litros/m²), y su cielo despejado, junto a la fertilidad de sus tierras, hizo de Olite un lugar habitado desde la Prehistoria, efectuándose una intensa romanización y siendo posteriormente elegido por los monarcas navarros como sede real.
Castillo-Palacio Real de OLITE

El edificio del Palacio Nuevo, que hoy en día puede visitarse, fue construido entre los años 1402 y 1424, y comprende un complejo conjunto de estancias, jardines y fosos rodeados de altas murallas y rematados por numerosas torres que le dan una espectacular silueta.

El promotor de esta obra fue Carlos III “el Noble” (Rey de Navarra entre 1387 y 1425). Como su sobrenombre indica, a este buen rey de dinastía francesa (Evreux) se le conoce más por su amor por la cultura y la lujosa vida de palacio, que por sus campañas militares, y para dar fe de ello nos dejó este impresionante legado en forma de Castillo-Palacio, que en su día fue uno de los más lujosos de Europa.

Carlos III “el Noble” se casó con Leonor de Trastámara en 1375, y juntos tuvieron ocho hijos, entre ellos Doña Blanca (Reina de Navarra entre 1425 y 1441), madre del Príncipe de Viana. Esta familia disfrutó de la vida relajada de la corte olitense hasta entrado el s. XV. En 1512, con la unión de Navarra a la Corona de Castilla, comenzó el deterioro de nuestro Castillo-Palacio, ya que sólo se utilizó como residencia esporádica de virreyes.

En 1813, durante la Guerra de la Independencia, el Castillo-Palacio fue incendiado por el General navarro Espoz y Mina para evitar que las tropas francesas se hicieran fuertes en él. Toda la decoración interior y parte de la estructura ardieron, quedando semi-derruido y vacío.

En 1923, la Diputación Foral de Navarra convocó un concurso para elaborar un proyecto de restauración. Las obras comenzaron en 1937 y duraron aproximadamente 30 años.

Visitas a bodegas. La visita a una bodega es el mejor complemento a la visita al Museo del Vino, ya que éste nos servirá de introducción a un mundo tan complejo como es la enología y la visita a la bodega nos permitirá poner en práctica todos los conocimientos adquiridos previamente en el Museo.


Castillo de Javier y Basilica(Navarra)


La localidad de Javier se encuentra a 8 kilómetros de Sangüesa. En la parte más alta del pueblo, en un emplazamiento estratégico entre los valles de Aragón y de la Onsella , se perfila la silueta del Castillo de Javier, casa natal del patrón de Navarra, San Francisco Javier.
Sus orígenes se remontan a finales del siglo X y principios del XI.
En esa época se levantó una torre de señales (la torre del homenaje), en torno a la cual irían edificándose los distintos cuerpos del castillo. Desde mediados del siglo XIII, Javier fue sede de un señorío perteneciente a los Sada y tuvo gran importancia estratégica debido a su ubicación en la frontera entre los reinos de Navarra y Aragón. El castillo fue demolido parcialmente en 1516 y reconstruido en 2005, en unas obras que le devolvieron su fisonomía original.

El recorrido por las dependencias del Castillo de Javier comienza en la puerta principal. Allí se puede ver sobre el muro el escudo de armas de la familia Jaso, enmarcado por ángeles tenantes. Tras el zaguán, se encuentra el patio de armas, donde se puede ver la mazmorra, ubicada en una hendidura de la roca, y el pozo. Al final del patio se llega a la paterna, una puerta de hierro original que constituía la única entrada al castillo. Al cruzarla, se accede a la torre del Santo Cristo, donde se encuentra la capilla del mismo nombre. Se trata de una sencilla estancia decorada con pinturas murales sobre la “Danza de la muerte” y en la que se puede contemplar un Cristo gótico del siglo XIV tallado en nogal. Cuenta la tradición que la imagen de ese Cristo sudaba sangre en el momento de la muerte de Francisco Javier.

El itinerario continúa por la torre del homenaje, conocida también como “la torraza”. A la derecha de la entrada, se halla el cuarto del santo, ador-nado con una pintura de la escuela de Murillo que representa el momento del fallecimiento de Javier. La otra sala de la torre acoge la capilla de San Miguel, protector del castillo.
Saliendo por la torre y ascendiendo por la escalera, se llega a la sala de los capellanes, denominada así por haber servido de vivienda a capellanes y familiares desde el siglo XVII. Allí se exponen tres representaciones del santo -una cera flamenca del siglo XVIII, otra en marfil indio del siglo XVI y la tercera, una estatua barroca- y diversos libros, manuscritos, medallas conmemorativas y reliquias.

Una estrecha escalera da paso a la terraza, que ofrece una preciosa vista: al norte, la Sierra de Leyre; al oeste, la torre del Cristo, la basílica y la vega del río Aragón; al este, la torre de Undués mirando a la frontera de Aragón; y al sur, la plaza y el término de Castellar.
Al abandonar la terraza, se puede ver el matacán, defensa situada sobre la entrada principal desde a que se arrojaba aceite hirviendo y piedras a los atacantes. Flanqueándolo, dos almenas cubiertas.

Junto al castillo se levanta la basílica de Javier, que comenzó a construirse a finales del siglo XIX en el lugar en el que se ubicaba antiguamente el palacio nuevo edificado por los padres de Javier.
LA BASÍLICA

Realizada por el arquitecto Ángel Goicoechea, entre 1896 y 1901, por encargo de la duquesa de Villahermosa, descendiente de la familia de Javier, la basílica es de estilo ecléctico y utiliza elementos del arte románico, gótico y bizantino. La portada, neorománica contiene en su tímpano los nombres de los distintos lugares de Europa, Africa y Asia recorridos por Javier, y en sus capiteles se representan distintas escenas de su vida. El interior es una nave neogótica con tribunas lombardas.

Sobre el altar resalta una gran imagen de San Francisco Javier, de J. Suñol, flanqueada por doce santos jesuitas ( A su derecha, Francisco de Borja, Pedro Claver, Francisco de Regis, Francisco de Jerónimo, Pablo Miki y el beato Ignacio Acebedo; y a su izquierda, Luis Gonzaga, Juan Berchmans, Estanislao de Kostka, Alonso Rodríguez, Juan de Goto y Diego Kisay) Sobre varias puertas se encuentran pinturas italianas que representan distintos momentos de la vida de Javier en el Castillo, obra de Caparoni.

La cripta construida bajo la iglesia para salvar el desnivel del terreno contiene las sepulturas de los duques de Villahermosa y de la familia Goyeneche.

Patrón de Navarra

San Francisco Javier comparte el patronato de Navarra con San Fermín, tras la discordia habida entre javieristas y ferministas en el siglo XVII. Cada 3 de diciembre se celebra en su casa natal el Día de Navarra.
Su vida

San Francisco Javier nació en 1506 en el castillo. Fue el menor de los cinco hijos de María de Azpilicueta y Juan de Jaso, una influyente familia del Reyno de Navarra que cayó en desgracia tras la incorporación a Castilla. Intervino en la fundación de la Compañía de Jesús, dedicó su vida a la predicación en Oriente y murió frente a las costas de China a los 46 años.

Castillo de los Mendoza, Manzanares El Real (Madrid)


El castillo de Manzanares el Real es el mejor conservado de la Comunidad de Madrid. Es un auténtico emblema de la Comunidad de Madrid.
El Castillo se construyó en el Siglo XV.
La fortaleza fue levantada sobre una antigua ermita románico-mudéjar a finales del siglo XV (inicio de las obras entre 1475 y 1478) que aún se conserva adosada al este del edificio en estado ruinoso, sin techumbre. Actualmente pueden observarse aún las tres naves que componían su planta.

El Castillo fue reconstruido en 1914 por Lampérez y en 1977 por Valcarcer. Por tanto, el castillo actual es una restauración del segundo castillo de la familia Mendoza.
Insignia máxima de la localidad de Manzanares el Real.
El castillo se alza majestuoso entre las aguas del embalse de Santillana y las alturas rocosas de La Pedriza.
El Castillo-palacio tiene un aspecto señorial.
Para su construcción se emplearon parte de los materiales del primer castillo de los Mendoza.

La historia de Manzanares el Real está muy unida a la de la familia Mendoza.
La familia Mendoza comenzó construyendo el primer castillo de Manzanares el Real.
En 1383 la Corona (Juan I) dona a Pedro González de Mendoza (1340-1385) las tierras que conforman el Real de Manzanares. Se cree que fue su hijo, Diego Hurtado de Mendoza (1365-1404), quién mando construir el primer castillo (castillo viejo), del que solo quedan unas ruinas de su planta. Esté sería, hasta 1470 la residencia de los Mendoza.

Se cree que fue Don Iñigo López de Mendoza (1398-1458), el Primer Marqués de Santillana, el que empezó a pensar en la necesidad de la construcción del segundo castillo de Manzanares el Real, pero las obras del segundo castillo fueron iniciadas por su hijo Don Diego Hurtado de Mendoza (1415-1479), al que los Reyes Católicos concedieron el título de Primer Duque del Infantado, que construyó el cuerpo principal y las cuatro torres. A su hijo Don Iñigo López de Mendoza (1438-1500) se debe su conclusión.

Del castillo original se conservan el exterior y parte de los elementos estructurales del interior, el resto ha sido restaurado por la Comunidad de Madrid, como hemos señalado, entre los años 1974 y 1977.

El interior del Castillo tiene un equipamiento moderno.
Las estancias interiores han sido muy remodeladas siguiendo las directrices del siglo XV, pero cumplen funciones culturales y así cuenta con varias salas de exposición equipadas con las últimas tecnologías como circuito cerrado de TV. o traducciones simultaneas.

Este edificio madrileño representa el ideal de fortaleza señorial. Es una de las joyas del último gótico civil hispano aunque con influencias renacentistas italianas.

El castillo está rodeado por una barbacana con saeteras en las que se ha esculpido en bajorrelieve la cruz del Santo Sepulcro de Jerusalén.
En el castillo de Manzanares el Real se firmó el Estatuto de Autonomía de la Comunidad de Madrid.

En la actualidad se utiliza para actividades culturales, reuniones y congresos. Este bello edificio de Manzanares el Real es visitado por unas 60.000 personas al año.

Con el declive de los Mendoza acaba la historia del castillo como residencia señorial.
Dejo de utilizarse debido a las desavenencias producidas a la muerte del cuarto duque del Infantado (1566). La falta de utilización llevó el castillo-palacio a casi la ruina, a pesar de que en 1931 fue declarado Monumento de Interés Histórico Artístico.

Castillo de San Vicente De Argüeso(CANTABRIA)

Castillo de San Vicente De Argüeso(CANTABRIA) from witzerluxe on Vimeo.
El castillo de Argüeso fue el emblema y la fortaleza del señorío de la casa de Mendoza en las tierras altas de Campóo. Construido sobre una pequeña loma, compuesto por dos torres y un cuerpo central que las une, y rodeado por una muralla que cierra el patio de armas, el de Argüeso representa el más destacado y antiguo ejemplo de castillo roqueño de Cantabria.
Se alza el castillo en un breve altozano sobre el que asientan sus cimientos los cuatro elementos que conforman el monumento: dos torres, una orientada al mediodía y otra al norte; el cuerpo intermedio que les une, y la muralla.

El origen del castillo es oscuro ya que no existen documentos para determinar con precisión su antigüedad o su protagonismo histórico. Sin embargo, si tomamos como apoyo los datos que ofrece la arqueología, podemos suponer que al menos una parte de él pudo ser construida a fines del siglo XIII, cuando los Mendoza ya tenían señorío en el lugar y en el valle. Posteriormente, cuando los Reyes Católicos convirtieron este señorío en marquesado de Argüeso, en 1475, se unieron las dos torres por medio de un cuerpo de carácter más palaciego y se alzó una reducida muralla para salvaguardar el patio de armas.


Las torres son prismáticas y construidas en mampostería, salvo esquinales y vanos. Tienen un acentuado parecido con otras que aún perviven en la zona, como las de Proaño, San Martín de Hoyos o Cadalso, y que no parecen distanciarse mucho en cronología. No sabemos si tuvieron almenas, aunque M. Carrión, quien dirigió la reciente restauración del castillo, afirmó haber hallado testimonios visibles de su existencia. En los muros se abren escasísimos vanos, casi siempre aspilleras o alguna ventanita de arco apuntado, prueba de que en principio las torres tuvieron una finalidad casi exclusiva de defensa.
Aumenta más el aspecto señorial del castillo con la inclusión del cuerpo intermedio, en el siglo XV. Está formado por un piso a ras de suelo y dos sobre él. Su la altura y la composición de la fachada le proporcionan un aspecto más palaciego.



En este castillo vivió circunstancialmente doña Leonor de la Vega, la brava mujer que se opuso a los Manrique, y posiblemente, su hijo, el gran poeta de las Serranillas, don Iñigo López de Mendoza, marqués de Santillana.
En 1989 se realizó una intervención arqueológica de urgencia en el interior de la torre medieval y en el patio de armas. Se pudo determinar la existencia de una necrópolis medieval -siglos IX-X- y restos de una vieja iglesia que dio el nombre de San Vicente al castillo.




Castillos de España(VIDEO)

castillos de españa from witzerluxe on Vimeo.

Castillos de España(VIDEO)

castillos de españa from witzerluxe on Vimeo.

La Alhambra VIDEO

Untitled from witzerluxe on Vimeo.

La Alhambra VIDEO

Untitled from witzerluxe on Vimeo.